Bombillas

Si existe un objeto referente en el mundo de la iluminación es la bombilla. Funciona como todo un símbolo universal. De hecho, ¿quién no conoce la famosa representación de una idea? Es decir, una bombilla reluciente que se enciende cuando surge un pensamiento importante. Este indispensable dispositivo, atribuido a Edison, ha acompañado a la humanidad desde su nacimiento. No obstante, las bombillas han hecho más fácil la vida de las personas, siendo uno de los inventos más utilizados por el hombre. Y no se han estancado, sino que han evolucionado, adaptándose a los nuevos tiempos.

La más útil de las invenciones del siglo XIX ha vivido transformaciones que han aumentado sus capacidades. En este sentido, la irrupción del sistema LED en los hogares y espacios públicos supuso una revolución. Y es que, esta tecnología supone el presente, pero también el futuro de la iluminación. Las bombillas asociadas al LED son las más eficientes. De esta forma, ofrecen un menor consumo y cuentan con una vida útil más prolongada con respecto a las luminarias tradicionales. Si traducimos este dato, significa que podemos disponer del mismo producto durante 30 años si lo encendemos cuatro horas al día.

¿Cómo elegir las bombillas adecuadas?

Las bombillas no sólo son indispensables en el apartado iluminativo, sino también en el decorativo. Y es que, en la actualidad se considera al estilo una parte relevante de una casa o de un espacio comercial. En este contexto, ni la lámpara más moderna funciona si no es con ayuda de nuestra pieza protagonista. Por tanto, la presencia de las bombillas se considera fundamental, tanto en interiores como en exteriores. Las alternativas son interminables, así que la dificultad estriba en elegir la bombilla adecuada. El casquillo, el tono de luz, la potencia, la durabilidad, el ángulo de apertura o la rapidez en el encendido. Todas éstas son variables que hay que tener en cuenta para que nuestra decisión sea la correcta.

Mostrando 1–20 de 23 resultados

1 – 20 de 23 resultados