Vibia

Presencia en 80 países y una sede en New Jersey (Estados Unidos). Ese es el resumen certero de más de tres décadas de dedicación exclusiva a la iluminación. El fabricante catalán Vibia continúa fiel a las ideas con las que se germinó un proyecto que echó a andar en 1987. La marca sigue imprimiendo capacidad creativa y buen gusto a cada una de sus piezas. Sus diseñadores lo consiguen compartiendo sensibilidades e imaginando soluciones. Y lo hacen con piezas originales firmadas por veinte equipos de profesionales. Objetos que suponen una obra de arte en sí mismos y que están construidos con coherencia y criterio. A esto hay que sumarle el aire fresco y la capacidad de transgresión que vemos en sus modelos.

Vibia define su misión del siguiente modo: «Facilitar la identificación de cada individuo con el entorno en que habita, trabaja, visita…». Esta filosofía rezuma por los cuatro costados de cada una de sus lámparas. En su atractivo catálogo hay lugar para todo los tipos de luminarias. Lámparas colgantes, lámparas de techo, de sobremesa, plafones… A todos estos productos se le aplican los valores e identidad de la famosa marca. Entre estas máximas encontramos la innovación, tan presente en su ADN que hace a sus piezas distinguibles, asociándolas al sello Vibia en un primer vistazo.
Estímulo constante con Vibia
El desarrollo de producto supone un estímulo constante para Vibia. Ese entusiasmo se percibe en los resultados. El atractivo de estas luminarias se alcanza incorporando permanentemente nuevas tecnologías, procesos y materiales. Asegura la marca que cada nuevo producto «es un nuevo reto, no hay límites». Esta virtud propicia también que los límites decorativos de nuestro hogar los ponga también nuestra fantasía. En este contexto, podemos encontrar en Vibia a nuestra compañera de lujo. Será la aliada perfecta para construir espacios de cine en nuestro hogar. Porque tener una casa de revista es posible con la ayuda de Vibia.

Mostrando el único resultado